domingo, 25 de julio de 2010

La Leyenda de un héroe -Crítica de Yo el pájaro y el cielo de Matías Stiep*-

Por Santiago Ocampos

Yo el pájaro y el cielo es un libro que trata la vida del Teniente Manfred von Richthofen conocido como el Barón Rojo, a través de sus ojos, de sus alas. Ambientada en la Primera Guerra Mundial (1941-1918) la narración es una barca impulsada por los vientos de la guerra. En una atmósfera plagada de sangre y muerte, el famoso aviador líder de un grupo de combate, especialmente armado para defender a Alemania, no pierde las esperanzas de llevar a su patria a la victoria hasta las últimas consecuencias.

Esta novela está planteada desde un juego de oposiciones que permiten que las palabras no tropiecen y el ritmo no decaiga ni un instante. En la dualidad planteada encontramos en primer lugar el cielo y la tierra. El cielo actúa como el tópico literario del lugar agradable (locus amoenus). En este espacio el personaje principal se abre porque siente placer, es él mismo. Se permite la confesión y podemos conocer su esencia, sus verdaderos anhelos. De esta manera también actúa la casa paterna donde herido Richthofen vuelve para sanar sus heridas. El contraste es el espacio en el que se desata la guerra, donde caen heridos sus compañeros, donde no se puede titubear porque matar es la condición para no morir.

La tierra pertenece al campo de lo salvaje. Los hombres pelean cuerpo a cuerpo. La caballeriza es derribada con facilidad por las nuevas armas que cambiarán las estrategias bélicas de entonces. Es así que todo lo que sucede allí lo convierte en un lugar tenebroso siguiendo el análisis tópico de Ernst Curtius.

A pesar de que las batallas transcurren en el cielo, este no se transformaría en un lugar detestable porque es allí donde imperan los más altos ideales que Impulsan al Barón Rojo a pelear, a dar su vida en desmedro de sus intereses personales. Es esto una nueva oposición, el amor individual y el amor colectivo primando este último. Katherine, la enfermera que cuidará de sus heridas y se enamorará perdidamente de él, a pesar de su tristeza sabe que no puede pedirle, a nuestro protagonista, que rechace el amor por Alemania. Allí en las alturas está la salvación y el espíritu de lucha del pueblo.

Incluso hay una escena, casi al final del libro, donde se relata la búsqueda de un gato, trepado a lo más alto de un árbol por parte del Barón Rojo, que obligado por su padre, debe rescatarlo. El bajar con el gato significa el éxito del orgullo que arriesgando todo da su vida en pos del inocente. Posteriormente al bajar su Padre, representante de una vieja generación, fusila al animalito demostrándole que al enemigo no hay que tenerle piedad. Nuevas dualidades, un nuevo juego, dos generaciones, y la antinomia amigo y enemigo. Abajo el horror, arriba lo bueno.

Las hazañas en el cielo y hasta la muerte son condecoradas con múltiples flores y medallas. De alguna forma significa haber alcanzado la gloria celestial; es el retorno a Dios asegurado porque se muere en un espacio, donde se desarrolla y converge, el verdadero espíritu del pueblo por encima de las trincheras infectas.

Matías Stiep es un escritor apasionado por el detalle, que conoce cada punto, cada letra de sus obras, no deja nada al descuido logrando así una narrativa eficaz. En cada batalla descripta nos invita a sumergirnos en el olor de la pólvora, el humo, el terror con un estilo práctico, sencillo por lo que el argumento no cae en el vacío. Es un libro que nos plantea el sentido de la guerra, el por qué los hombres perdemos la cordura. Es el testimonio agudo de un hombre que a pesar del horror se resiste a serlo y cree en la historia de su pueblo, en su orgullo, en la Insignia que porta. Es la historia de un pueblo en la voz de un pájaro, una leyenda.


*Este libro obtuvo el Primer Premio de Novela del Concurso llevado a cabo por el Fondo Editorial Rionegrino en marzo de 2010 posteriormente fue presentado en la Feria del Libro de Buenos Aires en mayo del corriente año. Para más información sobre el autor visitar su blog: www.jardindebolsillo.blogspot.com

1 comentario:

PATRICIA PALLERES dijo...

hola Santiago entré a tu blog y me encontré con una propuesta realmente exquisita e interesante...gracias, te sigo...Patry
(seudónimo: Bettiana Vázquez)

abrazos desde Mendoza