miércoles, 16 de mayo de 2012

Coraje Literario –Breves palabras en honor a Carlos Fuentes-


Santiago Ocampos –Desde el Círculo de Escritores del Comahue-

Que podríamos decir de Carlos Fuentes. No restan más palabras en algún diccionario para dignificar su tarea, para asemejarla. Quienes hemos compartido horas de lectura con alguna de sus novelas sabemos de la genialidad de este hombre. Voraz encantador de verbos, significaciones y reelaboraciones, de historias con personajes tan sencillos como Laura Díaz o tipos de la talla de Artemio Cruz.
Partícipe necesario del boom latinoamericano de los 60, sus novelas abrieron puertas y rompieron candados. Inspirado por  las musas desnudas de un país hermoso y contradictorio que es México. Hinchado de preguntas intentó responder en cada página, en cada accidente geográfico, en cada mar embravecido, las respuestas a una cultura donde el indio y el europeo tocaron sus lunas en la noche de las lágrimas de Guatemazín.
Entre sus manos pasaron muchos hechos importantes que marcaron la humanidad para siempre. Pero los de la propia sangre siempre tiran más. Por eso la Revolución mexicana tuvo su épica en los soldados de Zapata por el sur y Pancho Villa por el norte.  Y claro, Tlatelolco, la matanza de aquellos jóvenes que protestaban por algo que tuviera que ver con lo latinoamericano y no sonara a gringo.
Desde la Patagonia quisimos imaginarlo por un rato entre nosotros. Con su voz y su aplomo de escritor fecundo, que no dudaba de que estaba escribiendo para la historia, la nuestra, la de todos los días, la de aquellos que están descubriendo como él, en la intimidad de sus conversaciones, antes de cruzar un semáforo, que vivir sin escribir no se puede aunque con decirlo no alcanza, hay que tener fiebre, pasión y sobre toda las cosas agallas.

1 comentario:

mybuscador dijo...

hola, quiero decirte que me gusto mucho tu blog,porque tienes un estilo único. ya tienes un nuevo seguidor.
___________________________________
Fotomontajes Gratis